fbpx

Tabaquismo

tabaco tabaquismo Tabaquismo tabaquismo

Tabaquismo

Tabaquismo 800 626 Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social

El tabaquismo es un hábito insano. Como muy bien advertía Confucio, «los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos». En el mundo hay 1.000 millones de fumadores, y el 80% viven en países de ingresos bajos o medios. Cada seis segundos muere una persona a causa del tabaco, lo que representa uno de cada diez fallecimientos de adultos. Existen evidencias científicas contrastadas de que las enfermedades cardiovasculares están estrechamente vinculadas con el consumo de tabaco y de la clara relación entre el tabaquismo y la enfermedad coronaria. Compuestos como el monóxido de carbono y la nicotina influyen en la aparición de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión, cardiopatía isquémica, arteriopatía periférica y enfermedad cerebrovascular.

Tabaquismo como factor de riesgo

El tabaco es el factor de riesgo más importante en la aparición de enfermedad coronaria y es responsable de alrededor del 25% de la mortalidad cardiovascular. Fumar aumenta de 2 a 4 veces la probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular. Si una persona que ha sufrido un infarto de miocardio volviese a fumar, el riesgo de padecer otro infarto se multiplicaría por cuatro. De igual manera, se ha determinado que el abandono del tabaco disminuye el riesgo cardiovascular en dos o tres años, para situarse en niveles de riesgo similares a los de la población no fumadora; para la enfermedad cerebrovascular, estos niveles se recuperan al cabo de cinco años.

Sócrates insistía en que «el grado sumo del saber es contemplar el porqué». El tabaquismo se relaciona con 29 enfermedades, que son diferentes tipos de cáncer. Fumar aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, laringe, boca y esófago. Además, desencadena enfermedades como bronquitis, enfisema pulmonar y asma. Se considera fumador regular a toda persona que haya fumado tabaco diariamente, independientemente de la cantidad, durante por lo menos el último mes.

tabaquismo tabaquismo Tabaquismo images 2 En las mujeres que fuman y utilizan anticonceptivos orales aumenta el riesgo de eventos cardiovasculares. Las embarazadas que fuman presentan mayor riesgo de tener niños prematuros o con bajo peso, y los niños que viven en hogares en los que se fuma padecen más problemas respiratorios.

El humo del tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, de los cuales al menos 250 son nocivos y más de 50 causan cáncer. Entre estos últimos se encuentran la nicotina, los alquitranes y los irritantes tóxicos. La nicotina crea tal adicción que dejar de fumar requiere un esfuerzo considerable y, normalmente, varios intentos antes de conseguirlo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaquismo es una enfermedad crónica y reincidente. En la actualidad supone la principal causa de enfermedad y muerte prevenible en los países desarrollados. En el informe sobre la lucha antitabaco realizado por la OMS se pone de manifiesto que, en el mundo, el tabaquismo mata cada año a seis millones de personas. Además, 19 millones de personas sufren una enfermedad crónica a causa del tabaco como fumadores activos y pasivos.

Fumador pasivo

El humo de tabaco ajeno causa más de 600.000 muertes prematuras cada año. El tabaquismo pasivo es la tercera causa de mortalidad evitable en países desarrollados. Un fumador pasivo es una persona que, aunque no consume tabaco directamente, aspira el humo del tabaco ambiental generado por otras.

El humo secundario es una mezcla de componentes con cuatro orígenes diferentes:

  • El humo exhalado por el fumador.
  • El emitido por el cigarrillo en su combustión espontánea.
  • Los contaminantes emitidos por el cigarrillo en el momento de fumar.
  • Los que se difunden a través del papel de los cigarrillos entre las caladas.

La irritación nasal, de los ojos y de las vías respiratorias (con tos y flemas) son síntomas frecuentes asociados al humo del tabaco. Un fumador pasivo presenta un riesgo de un 20 a un 30% superior de padecer una enfermedad coronaria y cáncer de pulmón. Por ello, debemos proteger y mejorar la salud de todos respetando el derecho de los no fumadores, acatar las normas y defender el derecho a la salud.

Efectos del Tabaco en el sistema cardiovascular

La nicotina que contiene el tabaco actúa directamente sobre las glándulas suprarrenales y provoca una descarga de catecolaminas. Entre estas destaca la adrenalina, que actúa directamente sobre las arterias coronarias y provoca un aumento de la tensión arterial y de la frecuencia cardíaca y una mayor demanda de oxígeno por parte del corazón.

Por otro lado, el monóxido de carbono (CO) que se desprende en la combustión del tabaco se combina con la hemoglobina, con la que tiene una afinidad 150 veces superior que el oxígeno molecular (O2). Se produce entonces la formación de carboxihemoglobina y disminuye el aporte de oxígeno que llega al corazón.

Circuito de recompensa cerebral: Dependencia tabáquica

Cuando un fumador inhala la nicotina, esta llega directamente a los pulmones y a la sangre. Se absorbe con rapidez desde la mucosa nasal, oral y respiratoria y en siete segundos llega al cerebro, donde están los receptores. Desde allí ejerce su acción sobre el sistema nervioso central (SNC), así como en el sistema nervioso autónomo (SNA). Esta relación, casi inmediata, entre la inhalación del humo y su efecto en el cerebro es uno de los factores que más contribuyen al alto poder adictivo de la nicotina.

Por tanto, esta sustancia es una droga psicoactiva y un potente reforzador conductual, capaz de producir una severa dependencia química en el consumidor. Actúa según la dosis: en dosis bajas es psicoestimulante y mejora la capacidad mental, sobre todo la concentración; para dosis altas tiene un efecto sedante, al actuar como depresor.

La nicotina se encuentra en un porcentaje del 1 al 2% en los cigarrillos, de manera que un cigarrillo normal de 1 g contiene de 10 a 20 mg. El 10% de esta nicotina se transfiere al humo del cigarrillo, es decir, de 1 a 2 mg.

En definitiva, la nicotina es una sustancia que se absorbe fundamentalmente a través de los pulmones (de un 79 a un 90%) y, en menor medida, de la mucosa bucal y los plexos sublinguales (4 a 40%) y de la piel. Las empresas productoras de cigarrillos suelen usar aditivos para aumentar la absorción de nicotina del humo del cigarro.

En el proceso de adicción a la nicotina tiene una importancia esencial el sistema mesolímbico dopaminérgico, y en el «síndrome de abstinencia» intervienen el locus ceruleus y el sistema de la norepinefrina. El sistema mesolímbico dopaminérgico es considerado el centro cerebral del placer y de la gratificación, y su estimulación es responsable de la farmacodependencia. En el cerebro del fumador, la nicotina estimula la liberación de dopamina y muestra el sello característico neurobiológico de las drogas adictivas: un exceso de dopamina en el núcleo accumbens, ubicado en la «sustancia negra».

tabaquismo tabaquismo Tabaquismo 599255 300x181La nicotina actúa a través de los receptores colinérgicos de esta sustancia, para producir la liberación de los neurotransmisores dopamina, ácido gamma-aminobutírico (GABA), serotonina, norepinefrina, péptidos, opiáceos, vasopresina y endorfinas. Otras sustancias del humo del tabaco aumentan la presencia de dopamina al disminuir la concentración de la enzima monoaminooxidasa (MAO) que la degrada. Los estudios neurobiológicos de las adicciones han demostrado que el substratum cerebral de los trastornos adictivos se localiza en una zona del cerebro donde se encuentra el circuito de recompensa cerebral.

En síntesis, la nicotina favorece la liberación de algunos neurotransmisores en el cerebro, como la dopamina y la norepinefrina, que generan sensaciones de placer y alerta. La adicción a la nicotina es básicamente un trastorno cerebral mediado neurobiológicamente y que se localiza en el sistema mesocórtico-límbico-dopaminérgico, lugar en el que se genera la recompensa. Este proceso se produce de la misma forma que en las drogas, con la vía dopaminérgica localizada en el núcleoaccumbens.

Dejar de fumar

La mayoría de los fumadores que conocen los peligros del tabaquismo desean dejarlo, ya que son conscientes de que el tabaquismo perjudica seriamente su salud. El porcentaje de los que declaran que desean dejarlo se cifra en el 70%, aunque menos del 5% lo consigue si lo intenta por sus propios medios. La dificultad reside en que el tabaco actúa directamente sobre el centro de recompensa cerebral, con lo que crea una gran adicción.

El asesoramiento y la medicación pueden duplicar notablemente la probabilidad de que un fumador consiga abandonar el tabaco. Aunque parezca obvio, un requisito fundamental para dejar de fumar es la «fuerza de voluntad». Muchos fumadores lo intentan varias veces y tienen miedo debido al síndrome de abstinencia y al aumento de peso.

Los síntomas de la abstinencia del tabaco se pueden observar en el siguiente gráfico:

A pesar de llevar años sin fumar, siempre existe el riesgo de recaer. Por lo que el fumador ha de considerarse NO fumador cuando han pasado al menos 12 años sin fumar.

Dejar de fumar tiene una importancia máxima para proteger la salud, ahora y en el futuro. Si se deja de fumar los beneficios se notan de forma inmediata:

  • tabaquismo tabaquismo Tabaquismo hechizo para dejar de fumar e1531300475514 300x179Mejora el estado de salud.
  • La persona se siente mejor consigo misma.
  • El sentido del gusto y del olfato mejora.
  • Se fomenta la capacidad para el deporte.
  • Se pone fin al olor a tabaco de la ropa, el coche, la casa, etc.
  • No se perjudica a la familia y los amigos, que dejarán de inhalar el humo de los cigarrillos.

Estudios de coste-efectividad en el entorno laboral demuestran que cada fumador le supone a su empresa alrededor de 1.500 € al año por pérdidas de productividad y absentismo laboral.

Tratamiento

Con tratamiento farmacológico, dejar de fumar es mucho más fácil de lo que se piensa, ya que el objetivo de la medicación es evitar que el fumador tenga el síndrome de abstinencia. El tabaquismo es una dependencia y la nicotina, una droga que crea adicción física y psicológica. En ocasiones se necesitan hasta tres y cuatro intentos antes de dejar definitivamente el tabaco.

Todas las terapias farmacológicas para el cese del tabaquismo son una opción eficiente. Lo más eficaz es combinar el consejo médico con los fármacos.

La terapia sustitutiva con nicotina, cuando forma parte de un programa exhaustivo de deshabituación tabáquica, ha demostrado seguridad y eficacia para ayudar a los pacientes a dejar el tabaco. Se puede optar por diferentes formas de tratamiento: parches, chicles, tabletas.

Asimismo, el bupropión y la vareniclina son fármacos que consiguen buenos resultados. No obstante, es esencial utilizarlos con prescripción médica, para alcanzar su eficacia clínica y minimizar los efectos adversos.

También existen terapias complementarias como la acupuntura y la hipnosis, entre otras. Estas técnicas,  utilizadas por médicos muy especializados, pueden ser complementarias para ayudar a dejar el hábito tabáquico. En definitiva, y como muy bien decía Molière, «todos los vicios, con tal de que estén de moda, pasan por virtudes».

Dr. Manuel de la Peña MD, PhD

Call Now Button