Trabajo desde casa: de la Covid-19 al futuro laboral

Trabajo desde casa: de la Covid-19 al futuro laboral

Trabajo desde casa: de la Covid-19 al futuro laboral 800 533 Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social

Las interrupciones en la actividad económica resultantes de la COVID-19 se han mitigado significativamente con herramientas digitales que permiten el trabajo remoto. Zoom, por ejemplo, ha experimentado un aumento asombroso de 10 millones a 200 millones de usuarios en tres meses. Sin embargo, el trabajo digital no es solo un reemplazo temporal de la actividad en persona. Las políticas públicas deben adoptar un futuro laboral remoto para impulsar el crecimiento.

La paradoja de la era digital hasta ahora es que solo ha hecho que la ubicación física sea aún más importante, como lo ilustran los precios inmobiliarios de San Francisco, Madrid o Londres. Esto es plausible porque las herramientas digitales han complementado, en lugar de reemplazar, la comunicación en persona. A su vez, esto ha elevado el valor de desarrollar contactos en el mundo real, ya que las colaboraciones digitales con ellos son más factibles.

Trabajo desde casa: de la Covid-19 al futuro laboralEl trabajo a distancia tradicionalmente ha proporcionado a las personas flexibilidad en la forma en que enfocan sus prácticas laborales, y los beneficios y desafíos del trabajo a distancia están bien documentados en la literatura académica. Por lo general, el trabajo remoto está disponible como una opción para una subsección de la fuerza laboral cuyas responsabilidades laborales pueden caer en la categoría ‘no esencial’, que a menudo se aplica a los trabajadores de la información. Sin embargo, con el mandato de trabajar desde casa durante la pandemia actual para una parte significativa de la fuerza laboral, junto con el cierre de escuelas y las órdenes de quedarse en casa, se podría esperar que las experiencias de trabajo remoto difieran de las experiencias tradicionales y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal también puedan haber cambiado.

Se ha demostrado que el trabajo remoto conduce a una mayor productividad, y es más probable que aquellos que eran menos productivos en casa regresen a la oficina después de que se levanten los mandatos. El alcance del trabajo remoto también se ha asociado con una mayor retención de empleados y un mayor compromiso con la organización. Aunque el trabajo a distancia se promovió originalmente como una forma de satisfacer las necesidades sociales (p. ej., el medio ambiente) e individuales (p. ej., transporte, familia, ocio) y para reducir los conflictos entre el trabajo y la familia, los cambios recientes de hogares enteros encerrados en el hogar sugieren una nueva mirada a los beneficios del trabajo remoto.

Aunque el trabajo remoto permite transiciones flexibles entre el trabajo y los roles familiares, los trabajadores han tenido tensiones conflictivas entre la flexibilidad para entrelazar los roles del trabajo y el hogar y la creación de una estructura para separar los dos. Las distracciones no relacionadas con el trabajo aumentan cuando se trabaja desde casa, mientras que las distracciones relacionadas con el trabajo disminuyen para muchos, y las distracciones relacionadas con el cuidado, por ejemplo, tienden a afectar más a las mujeres que a los hombres.

Si bien las personas intentan equilibrar el trabajo y la vida personal, existe evidencia de que la productividad y la satisfacción varían según las diferencias individuales, como la experiencia, las responsabilidades laborales, la personalidad y la situación familiar. Investigaciones anteriores encontraron que factores como la personalidad y el género juegan un papel en los resultados del trabajo remoto. Estudios anteriores también sugieren que el trabajo que se codifica fácilmente es más adecuado para el trabajo remoto, pero que el trabajo creativo y las tareas que requieren una amplia colaboración se verán afectadas cuando se realicen de forma remota. Por lo tanto, tener en cuenta las diferencias individuales es clave para caracterizar el impacto del trabajo remoto.

Sin embargo, no todo son rosas

Los costos económicos para cubrir el ausentismo, el presentismo y las discapacidades relacionados con la Covid-19 pueden ser más altos que las ganancias financieras producidas por los trabajadores que mantienen el trabajo remoto, particularmente durante un encierro. Aunque algunos trabajadores, como los autónomos, pueden tener más experiencia en hacer arreglos para trabajar desde casa, otros trabajadores se vieron repentinamente cargados con el requisito de adaptar su flujo de trabajo y patrones para operar desde casa. Existía la expectativa de que adoptaran una mentalidad laboral (y, en la mayoría de los casos, establecieran un espacio de trabajo) en un lugar donde habitualmente descansaban, implementaran medidas de higiene y salud preventiva, adoptaran nuevas estrategias de cuidado infantil, mientras también trabajaban para mitigar las posibles dificultades financieras de su hogar. Además, trabajar desde casa podría percibirse como una amenaza para la productividad y puede haber otros desafíos no considerados previamente, por ejemplo, la ciberseguridad.

Las barreras informadas para la productividad fueron la falta de equilibrio entre el trabajo y la vida privada dado el uso de un espacio recreativo como lugar de trabajo, la multitarea entre las responsabilidades de limpieza y el trabajo, aumento del estrés y disminución de la motivación laboral; costos adicionales de internet y electricidad, distracciones y comunicación limitada con colegas y gerentes. Algunos beneficios fueron la flexibilidad en los horarios de trabajo, el ahorro de tiempo al no desplazarse, más tiempo de calidad con su familia y la comodidad psicológica de no tener supervisión física.

Por lo tanto, existen claros beneficios y desafíos para trabajar desde casa. Por ejemplo, las prácticas culturales y de salud como el mindfulness y la espiritualidad, que están documentadas para mejorar el bienestar y la salud mental y, por lo tanto, pueden beneficiar a los trabajadores remotos, todavía no se permiten ni se fomentan universalmente en muchos entornos laborales. Principalmente por el hecho de que olvidamos que la salud es una confluencia multifactorial de circunstancias físicas, mentales y sociales seguras y satisfactorias (es decir, bienestar) y no solo la ausencia de enfermedad.

Varios estudios mostraron los beneficios y desafíos del trabajo remoto durante la pandemia. Con respecto a la dieta, los adultos holandeses informaron comer más saludablemente y tener menos opciones poco saludables en casa en comparación con su entorno de oficina habitual, mientras que un estudio británico informó de una alimentación poco saludable y que el aburrimiento eran un incentivo para beber más alcohol. Además, en otro estudio, aunque la mayoría de los participantes permanecieron en un empleo de tiempo completo, sus experiencias laborales diarias y sus vidas personales cambiaron sustancialmente. Los cambios incluyeron trabajo más remoto en estaciones de trabajo menos formales, interacciones sociales reducidas en persona durante el tiempo de trabajo y ocio y cambios de comportamiento de salud que fueron tanto negativos (por ejemplo, mayor tiempo sentado y frente a la pantalla) como positivos (por ejemplo, prestar más atención a la salud personal).

Se sabe que el trabajo a distancia tiene un impacto en el bienestar de los trabajadores debido a su incapacidad percibida para desconectarse y trabajar más horas. De hecho, los trabajadores remotos pueden estar inclinados a trabajar más horas para indicar «devoción por el trabajo» en lugar de poder hacerlo a través de una presencia física constante en la oficina. Además, los trabajadores remotos se sienten socialmente aislados de sus colegas. De manera más general, la evidencia sugiere que el trabajo remoto a largo plazo afecta negativamente las relaciones entre compañeros de trabajo. Durante la pandemia, es probable que las medidas obligatorias de distanciamiento social afecten a quienes viven solos o quienes normalmente prosperan con las interacciones sociales, lo que genera soledad. Aunque el trabajo obligatorio desde el hogar puede generar otros beneficios de calidad de vida, como menos tiempo dedicado a los desplazamientos y más tiempo con la familia, la falta de interacciones sociales con los compañeros de trabajo y trabajar más horas podría afectar el bienestar físico y mental general de los trabajadores y plantear preocupaciones sobre el agotamiento a largo plazo.

De cara al futuro

Las organizaciones y comunidades que hacen cumplir las políticas de trabajo remoto también deben considerar brindar apoyo laboral adecuado para quienes tienen menos control sobre el trabajo o el entorno laboral en el hogar a fin de mejorar el enfoque y la productividad de sus trabajadores. Estas podrían ser prácticas de trabajo más flexibles que incluyan diferentes horas de trabajo, reduciendo los requisitos de participación en reuniones en línea y formas más integrales de medir la productividad y el desempeño. Tales políticas no solo deberían beneficiar a quienes tienen desafíos específicos, sino a la fuerza laboral en general.

Hay varias razones para pensar que la COVID-19 acelerará estas tendencias hacia el trabajo remoto. La razón más importante es la coordinación: todos intentan trabajar juntos a distancia y pagan el costo fijo de la adopción de esta forma de trabajo. Además, ahora tenemos diferentes herramientas digitales, como Slack y Zoom, que son adecuadas para fomentar la colaboración digital en equipos. Finalmente, los precios de las ciudades superestrella han subido demasiado, ya que los movimientos sociales han tenido poco éxito en eliminar las barreras contra la construcción urbana, creando altos incentivos económicos para mudarse. Estos factores significan que el trabajo remoto probablemente verá un gran crecimiento, independientemente de lo que hagamos. Sin embargo, las políticas públicas pueden ayudar a impulsar estas tendencias aún más.

Trabajo desde casa: de la Covid-19 al futuro laboralLas investigaciones sobre el tema plantean puntos importantes a considerar a medida que comenzamos a planificar los lugares de trabajo futuros donde se espera que prevalezcan las prácticas híbridas en el futuro cercano. Los problemas actuales nos permiten vislumbrar parte de los desafíos que tendrán que afrontar los futuros lugares de trabajo: ¿cómo mejorar la experiencia de quienes seguirán trabajando desde casa? A medida que las escuelas planean avanzar hacia el aprendizaje híbrido, esto dará lugar a que muchos padres tengan que trabajar desde casa a tiempo parcial o completo para continuar equilibrando su vida laboral y personal. ¿Cómo gestionan las personas sus patrones de trabajo híbridos, especialmente en coordinación con sus colaboradores? Por otro lado, las personas que regresan al trabajo no pueden esperar regresar al estado prepandémico. Es probable que encuentren un entorno muy diferente, física, colaborativa e incluso socialmente. ¿Cómo ayudan las organizaciones a las personas a reformular su trabajo para adaptarse a estos escenarios modificados, como las reuniones socialmente distanciadas o las conversaciones casuales durante la pausa del café mientras se mantiene una distancia segura y saludable? Además, existirá el desafío adicional de las fuerzas de trabajo híbridas donde algunas personas trabajarán desde casa, mientras que otras trabajarán en sus oficinas. ¿Cómo se pueden crear experiencias equitativas para que quienes trabajan desde casa no estén injustamente en desventaja y puedan colaborar sin problemas cuando se enfrentan a situaciones laborales dispares? La ideación y el diseño del lugar de trabajo moderno y la fuerza laboral del futuro deben considerar estos desafíos inminentes en lo que respecta al futuro cercano. Caracterizar los efectos del trabajo remoto durante la pandemia con miras a los diseños futuros de herramientas y políticas de productividad podría ayudar a compensar algunas de las consecuencias negativas y, con suerte, amplificar los resultados positivos de esta nueva forma de trabajo que, claramente, ha venido para quedarse.

Fuentes

Arnow-Richman, R. S. (2020). Is There An Individual Right to Remote Work? A Private Law Analysis. ABA Journal of Labor and Employment Law.

Gupta, A. (2020, April). Accelerating Remote Work After COVID-19. In Covid Recovery Symposium (pp. 1-2).

Hernandez, Y. A. T. (2020). Remote Workers. What are we Missing and Why is it Important during the Covid19 Lockdown?.

Iqbal, S., Suh, J., Czerwinski, M., Mark, G., & Teevan, J. (2020). Remote Work and Well-being.

Kline, C. E., Huber, K. A., Paley, J. L., & Perera, S. (2021). COVID-19 shelter-at-home and work, lifestyle and well-being in desk workers. Occupational Medicine (Oxford, England).

Neeley, T. (2020). 15 questions about remote work, answered. In Harvard Business Review (Vol. 16). Digital article.

Sull, D., Sull, C., & Bersin, J. (2020). Five ways leaders can support remote work. MIT Sloan Management Review61(4), 1-10.

Yost, C. W. (2020). What’s your company’s emergency remote work plan. Harvard Business Review, February28.

Si se marca esta opción, la información de la empresa deberá ser enviada por correo a matriculas@institutoeuropeo.es

FORMA DE PAGO:
Concepto de Matrícula por Transferencia bancaria a la c/c ES65 2100-5731-770200069665 La Caixa

Suscríbete a nuestra Newsletter
  • Transferencia bancaria: para pagar por transferencia, por favor, añada el producto al carrito y, una vez en el carrito, proceda a la finalización de la compra y elija «transferencia bancaria» como opción de pago.
  • Pago en cuotas: para pagar en cuotas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Becas: si quiere optar a alguna de nuestras becas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Tarjeta bancaria: Utilice el botón Paypal, aunque no tenga una cuenta en Paypal, le permitirán pagar con su tarjeta de débito o crédito.