Todas las respuestas sobre la neumonía

Todas las respuestas sobre la neumonía

Todas las respuestas sobre la neumonía 350 233 Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social

El 12 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Neumonía, cuyo objetivo principal es concienciar para que se pueda detectar con anterioridad. La neumonía es una enfermedad que, aún hoy en día, genera muchos interrogantes. En este artículo respondemos a las dudas más comunes sobre esta enfermedad, así como unos datos de interés general sobre la misma.

¿Qué provoca la neumonía?

neumoníaLa Organización Mundial de la Salud (2019) define la neumonía como “un tipo de infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones” y puede ser producida por virus, bacterias u hongos. Aunque, de forma más concreta, afecta a los alvéolos que, al respirar y estar sano, se llenan de oxígeno. Sin embargo, si padeces esta enfermedad, se llenan de líquido y pus, dificultando la respiración y haciéndola dolorosa. Otros tipos de neumonías son la atípica, por parásitos, adquirida en la comunidad o la asociada a la ventilación mecánica.

El nivel de mortalidad es muy alto, sobre todo en la población infantil y en los países menos desarrollados. De hecho, “es la principal causa individual de mortalidad infantil en el mundo”, tanto que, en 2015, fue la responsable global del 15% de los fallecimientos de niños menores de 5 años (OMS, 2019).

Los síntomas de la neumonía pueden confundirse fácilmente con los de un resfriado. Debido a esto, en muchos casos, no se detecta hasta que está más avanzada, porque no se manifiestan síntomas diferentes a los que estamos acostumbrados con un resfriado común. La sintomatología se centra principalmente en tos con mucosidad, fiebre, dificultad para respirar, cansancio, dolor en el pecho y escalofríos.

En el caso de los más pequeños que aún están en periodo de lactancia, puede manifestarse en la incapacidad de ingerir comida o bebida. Incluso pueden perder la consciencia, sufrir hipotermia y convulsiones.

¿Cómo se cura la neumonía?

neumoníaPor suerte, el tratamiento para la neumonía es bastante sencillo. La neumonía provocada por bacterias se trata con antibiótico, que puede recetarse en el propio centro de salud. Pero, en el caso de ser infecciones más graves, se procedería al ingreso hospitalario.

En el caso del paciente crítico, “las estancias prologadas en la UCI se asocian con una mayor morbi-mortalidad”. Por este motivo, es esencial su abordaje nutricional y procurar una movilización de los músculos, ya que es imprescindible para lograr su recuperación (Rubio Alonso, et al., 2020).

Cuando un niño está sano, sus propias defensas actúan y frenan al virus. El problema está en los casos de desnutrición en países subdesarrollados, que provoca que el sistema inmunitario se debilite y el caso se complique.

Otra cuestión muy común es si la neumonía se contagia. En efecto, es así. Los virus y bacterias que la generan y se encuentran en los líquidos de nariz y boca, pueden ser expulsados al toser o estornudar y, de esta forma, si no se tiene cuidado pueden llegar hasta usted mismo y contagiarse.

¿Se puede prevenir?

Por suerte, la neumonía se puede prevenir. Por ejemplo, llevar una alimentación adecuada es esencial ya que ayuda a mantener las defensas fuertes. Cuando hablamos de los más pequeños, el tomar leche materna hasta los seis meses ayuda a prevenirla y reduce su duración en caso de aparecer.

Asimismo, hay determinados factores ambientales que provocan un aumento de probabilidades de sufrir neumonía. Por ejemplo, el consumo de tabaco o el humo generado por la leña en un espacio reducido, entre otros. Estos factores son más complicados de prevenir, pero igualmente importantes a tener en cuenta.

Cabe señalar que también hay vacuna contra la neumonía que protege en todas las formas de la enfermedad, salvo la causada por hongos. Esta vacuna es recomendable para todo adulto mayor de 65 años. Aunque también deben tenerla en consideración: fumadores, personas con implantes cocleares, personas inmunodeprimidas y adultos con enfermedades cardiovasculares, del hígado y crónicas (Redondo, et al., 2021).

En caso de que se sospechen principios de neumonía, el médico suele recomendar una radiografía del tórax. De esta manera, se puede ver a simple vista si se está padeciendo algo más grave que un resfriado.

Neumonía y Covid-19

neumoníaCuando en Wuhan comenzaron a haber más ingresos por neumonía fuera de los normales, se comenzó a investigar sobre el tema. Aquí es cuando a principios de enero de 2020, las autoridades chinas informaron sobre la procedencia de estos casos. Se trataba de un nuevo coronavirus, el que hoy en día todos conocemos.

Si de algo estamos seguros es que el Covid-19 afecta a cada persona de una manera distinta. Influye mucho la edad y el tener patologías de algún tipo. Sin embargo, uno de los efectos más comunes es que puede llegar a producirse una neumonía. Por este motivo, es importante observarse bien los síntomas que se van desarrollando e ir informando al médico de todo. Solo de esta manera se pueden prevenir infecciones más graves.

Cabe destacar que, en el estudio realizado por Alonso, R. L. et al, se determina que la mayoría de pacientes críticos con coronavirus, concretamente el 70%, requieren soportes nutricionales. Así, la alimentación forma parte del “proceso integral del tratamiento de la enfermedad”.

 

Fuentes:

Alonso, R. L. et al (2020). Abordaje nutricional en pacientes críticos diagnosticados de neumonía por COVID-19. Obtenido en https://www.revistadelaofil.org/wp-content/uploads/2020/06/ORG-Abordaje-nutricional.pdf.

Erlichman, I. et al (2016). Complicated Community Acquired Pneumonia in Childhood: Different Types, Clinical Course, and Outcome.

OMS (2019). Neumonía. Obtenido en https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/pneumonia.

Redondo, et al. (2021). Vacunación frente a la neumonía adquirida en la comunidad del adulto. Actualización 2021 del posicionamiento del Grupo de Neumoexpertos en Prevención. Medicina de Familia. SEMERGEN. Obtenido en https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1138359321001805.

Rubio Alonso, L., et al. (2020). Abordaje nutricional en pacientes críticos diagnosticados de neumonía por COVID-19. Revista de la OFIL30(3), 201-205. Obtenido en https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1699-714X2020000300201.

Si se marca esta opción, la información de la empresa deberá ser enviada por correo a matriculas@institutoeuropeo.es

FORMA DE PAGO:
Concepto de Matrícula por Transferencia bancaria a la c/c ES65 2100-5731-770200069665 La Caixa

Suscríbete a nuestra Newsletter
  • Transferencia bancaria: para pagar por transferencia, por favor, añada el producto al carrito y, una vez en el carrito, proceda a la finalización de la compra y elija «transferencia bancaria» como opción de pago.
  • Pago en cuotas: para pagar en cuotas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Becas: si quiere optar a alguna de nuestras becas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Tarjeta bancaria: Utilice el botón Paypal, aunque no tenga una cuenta en Paypal, le permitirán pagar con su tarjeta de débito o crédito.