¿Por qué es el chocolate saludable?

¿Por qué es el chocolate saludable?

¿Por qué es el chocolate saludable? 350 525 Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social

El chocolate es ese pequeño capricho para algunos y ese placer sin el que otros no pueden vivir. Afrodisíaco, antidepresivo, adictivo, favorecedor de la caries, el acné… todo esto y más se dice sobre el chocolate. Pero, ¿es realmente tan saludable como algunos afirman? Sigue leyendo para descubrirlo.

¿Qué contiene el chocolate?

cacao Este dulce es originario de México y una leyenda azteca habla de que el dios Quetzalcóatl regaló a los hombres el árbol del cacao, por lo que se bautizaría como Theobroma Cacao, que en griego significa “alimento de los dioses” (Amaya y Pabón, 2017). Pero según los investigadores todo apunta a que el chocolate fue descubierto accidentalmente cuando los indígenas utilizaban las vainas de cacao para producir cerveza y aprendieron a su vez a utilizar los desechos que se creaban en el proceso.

El árbol del cacao contiene unas semillas que una vez son “tostadas, molidas y mezcladas con azúcar” forman el chocolate (Gutiérrez, 2002). El cacao por sí solo es un sabor amargo y, para hacerlo más apetecible, “le añaden leche, grasas y azúcares” (Arribas, 2019). Siendo precisamente la agregación de estos ingredientes, junto con su proceso de elaboración, lo que “hace que en el chocolate se pierdan muchos de los beneficios que originalmente presenta el cacao y aparezcan otros efectos nocivos” (Arrivas, 2019).

En cambio, los chocolates que tienen más de un 70% de cacao puro, pueden conservar los beneficios que el cacao posee y, por tanto, su consumo adecuado puede formar parte de una dieta equilibrada. Esto se debe a que los granos del cacao son ricos en antioxidantes y contienen polifenoles, “similares a los encontrados en los vegetales y el té” (Gutiérrez, 2002).

Beneficios del chocolate

chocolate Según un estudio sobre la evolución del consumo de determinadas categorías de producto llevado a cabo por IRI en 2020, uno de los sectores que no cayó en picado durante la pandemia fue la confitería. De hecho, en España, el consumo de chocolate aumentó en más de un 30% durante el Estado de Alarma. Asimismo, cabe destacar que España es un gran consumidor de este dulce, ya que en 2019 se produjeron 87.000 toneladas de chocolate (Financial Food, 2019).

Durante siglos, el chocolate ha sido considerado como una golosina, pero desde hace unos años, se han descubierto sus amplios beneficios para la salud. En primer lugar, aumenta la actividad antioxidante, protegiendo los tejidos del estrés oxidativo que afecta a nuestras células. En segundo lugar, modifica la función de las plaquetas, haciendo que se reduzca el riesgo de producirse trombos. Y, en tercer lugar, rebaja los niveles de presión arterial, tanto sistólica como diastólica, disminuyendo la probabilidad de sufrir cardiopatías o enfermedades de los vasos sanguíneos (Gómez-Juaristi, et al., 2011).

Como se ha mencionado anteriormente, el chocolate contiene polifenoles, un conjunto de moléculas que son de gran importancia para las plantas que los tienen. Como es en este caso para las semillas de cacao, que favorecen su resistencia a los microorganismo e insectos por su alta carga de antioxidantes y, al consumirlas los humanos, recibimos esa carga nosotros. Además, “podrían ser un importante medio de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer” (Gutiérrez, 2002).

Pero los beneficios de los polifenoles no se quedan ahí: ayudan a mejorar el estado de ánimo, favorecen la protección neuronal y activan una neurotrofina (BDNF) que tiene un papel muy importante para el desarrollo del sistema nervioso. De este modo, el BDNF es fundamental para el aprendizaje, la memoria y la cognición, lo que hace también que tenga un “potencial terapéutico para la enfermedad de Alzheimer” (Michel-Aceves, et al., 2016).

Tal y como aparece en el Inventario de Atributos Sanitarios y Nutricionales del Cacao y el Chocolate citado por Arrivas (2019), se concluye que el chocolate, cuando se consume con moderación, puede formar parte de una alimentación y estilo de vida saludables.

chocolate Sus efectos perjudiciales

Al igual que hemos mencionado los beneficios que tiene el chocolate para la salud, es necesario también hablar sobre sus efectos perjudiciales. Y es que el chocolate tiene grandes cantidades de azúcar, sobre todo el blanco, por lo que no se debe abusar de él. Asimismo, no todo lo que lleve chocolate negro tiene por qué ser beneficioso para la salud.

Es importante señalar que enfermedades como la diabetes o la obesidad, tanto infantil como en adultos, tienden a estar relacionadas con el consumo de dulces como el chocolate. En edades tempranas, los niños tienen menos control sobre lo que deben o no comer, por lo que debe estar en los adultos favorecer una rutina saludable y reducir el consumo de azúcares para prevenir el desarrollo de este tipo de enfermedades en el futuro.

Dependiendo de la persona se recomienda una cantidad u otra, pero por regla general, no es aconsejable pasarse de los 15-20 gramos al día. Esto sería el equivalente a unas dos onzas, en función del grosor de las mismas. Además, deberían tener el mayor porcentaje posible de cacao, mayor al 70%, e ingerirlo principalmente en las primeras horas de la mañana, con el desayuno, por ejemplo.

 

Fuentes:

Amaya, L. Y. C., y Pabón, L. C. O. (2017). Chocolate: más que un dulce. Revista Convicciones, 4(7), 117-127.

Arribas, M. Á. M. (2019). El chocolate. Los libros de la catarata.

De Jesús Michel-Aceves, R., et al. (2017). El chocolate oscuro y los polifenoles nuestros de cada día. Revista de Sanidad Militar, 70(1), 17-22.

Financial Food (2019). Las ventas de la industria española del cacao y chocolate suben un 3,6%.

Gómez-Juaristi, et al. (2011). Efectos beneficiosos del chocolate en la salud cardiovascular. Nutrición hospitalaria, 26(2), 289-292.

Gutiérrez Maydata, B. A. (2002). Chocolate, polifenoles y protección a la salud. Acta Farmacéutica Bonaerense21.

Si se marca esta opción, la información de la empresa deberá ser enviada por correo a matriculas@institutoeuropeo.es

FORMA DE PAGO:
Concepto de Matrícula por Transferencia bancaria a la c/c ES65 2100-5731-770200069665 La Caixa

Suscríbete a nuestra Newsletter
  • Transferencia bancaria: para pagar por transferencia, por favor, añada el producto al carrito y, una vez en el carrito, proceda a la finalización de la compra y elija «transferencia bancaria» como opción de pago.
  • Pago en cuotas: para pagar en cuotas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Becas: si quiere optar a alguna de nuestras becas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Tarjeta bancaria: Utilice el botón Paypal, aunque no tenga una cuenta en Paypal, le permitirán pagar con su tarjeta de débito o crédito.