Violencia contra la mujer – podemos cambiar las cosas

Violencia contra la mujer – podemos cambiar las cosas

Violencia contra la mujer – podemos cambiar las cosas 150 150 Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social

“La asimetría social en las relaciones entre mujeres y hombres favorece la violencia de género. Es necesario abordar la verdadera causa del problema: su naturaleza ideológica.” – Francisca Expósito

La violencia contra la mujer está ahora bien reconocida como un problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de importancia mundial. Es un factor de riesgo importante para la salud de la mujer, con consecuencias de gran alcance tanto para su salud física como mental. Es necesario comprender mejor la magnitud y la naturaleza de las diferentes formas de violencia contra la mujer.

En busca de una definición

Violencia contra la mujer El término violencia contra la mujer abarca una multitud de abusos dirigidos a mujeres y niñas a lo largo de la vida. La Declaración de la ONU sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer define la violencia contra la mujer como:

” … cualquier acto de violencia de género que resulte o pueda resultar en daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, incluyendo amenazas de tales actos, coacción o privación arbitraria de la libertad, ya sea en la vida pública o privada ”.

Esta declaración define la violencia como actos que causan o tienen el potencial de causar daño y, al introducir el término “de género”, enfatiza que tiene su origen en la desigualdad entre mujeres y hombres. El término violencia de género se ha definido como:

“actos o amenazas de actos destinados a herir o hacer sufrir a las mujeres física, sexual o psicológicamente, y que afectan a las mujeres por ser mujeres o afecta a las mujeres de manera desproporcionada ”.

Por lo tanto, la violencia de género a menudo se usa indistintamente con la violencia contra la mujer. Ambas definiciones apuntan a la violencia contra la mujer como resultado de la desigualdad de género. Esta desigualdad puede describirse como una discriminación en las oportunidades y responsabilidades y en el acceso y el control de los recursos que tiene sus raíces en la noción atribuida socioculturalmente de masculinidad como superior a la feminidad.

La violencia contra las mujeres y las niñas ocurre en todos los países del mundo y sigue siendo uno de los problemas sin resolver más graves de nuestro tiempo. A pesar de los avances en el desarrollo de normas, estándares y principios legales internacionales, la creación de estructuras legales y políticas internacionales que monitoreen las diversas formas y tipos de violencia cometida tanto en lugares públicos como en la familia, los avances en la reducción del nivel de violencia contra ellos son pequeños.

El secretario general de la ONU, António Guterres, hablando con estudiantes y profesores de The New School en Nueva York (27 de febrero de 2020), enfatizó que la violencia de género ha alcanzado proporciones epidémicas, que la discriminación flagrante contra las mujeres aún florece en el mundo moderno y que es un consecuencia del sistema social patriarcal. Las mujeres no son admitidas en los escalones más altos del poder, son pocas entre los directores de consejos corporativos o en las mesas de negociación de la paz, no se encuentran entre los ganadores de prestigiosos premios y solo alrededor del 8 por ciento de los jefes de estado y menos del 25 por ciento de los parlamentarios son mujeres.

La violencia doméstica contra la mujer es una de las violaciones de derechos humanos más generalizadas en el mundo. En Europa, entre el 12% y el 15% de las mujeres se enfrentan a la violencia doméstica a diario. En el contexto de la pandemia de COVID-19, el número de denuncias de palizas domésticas ha aumentado en todo el mundo. Los nuevos datos muestran que la violencia contra las mujeres y las niñas, especialmente la violencia doméstica, se ha intensificado desde el brote de COVID-19.

No solo es violencia física

Violencia contra la mujer Muchas mujeres experimentan la violencia de género en una amplia variedad de formas a lo largo de su vida: física, sexual y psicológica. Los expertos y especialistas identifican los siguientes tipos de violencia como los más comunes:

  • violencia por parte de la pareja (golpizas, abuso psicológico, violación conyugal, asesinato de mujeres);
  • violencia y acoso sexual (violación, actos sexuales violentos, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acoso callejero, acecho, acoso cibernético);
  • trata de personas (esclavitud, explotación sexual);
  • operaciones de curación en los órganos genitales femeninos;
  • matrimonios infantiles.

A nivel mundial, alrededor de 750 millones de mujeres y niñas se casaron antes de los 18 años. Aproximadamente 200 millones de mujeres y niñas se han sometido a la mutilación genital femenina. Una de cada dos mujeres fallecidas murió a manos de su pareja o familiares (datos de 2017). Entre los hombres, la cifra es de 1 de cada 20. Las mujeres y las niñas representan el 71% de todas las víctimas de la trata, 3 de cada 4 de ellas son explotadas sexualmente. La violencia contra la mujer es uno de los principales factores que contribuyen a la muerte o la discapacidad entre las mujeres en edad reproductiva.

Los actos violentos se clasifican comúnmente en físicos, sexuales o psicológicos. La privación y la negligencia pueden considerarse formas de abuso psicológico. Sin embargo, estas diferentes formas a menudo interactúan entre sí y forman un patrón complejo de comportamiento en el que la violencia psicológica se combina con el abuso físico y/o sexual en algunos entornos. Coker et al. (2000) encontraron que las mujeres que experimentaron violencia física y sexual obtuvieron puntajes más altos en las escalas que miden la mala salud que las mujeres que experimentaron violencia física solas. Así, concluyen que la violencia sexual podría ser un indicador de violencia más severa y quizás también de una escalada en la violencia.

Los resultados de una serie de estudios recientes de varias partes del mundo muestran que entre el 10% y el 60% de las mujeres han sido golpeadas o agredidas físicamente por un compañero íntimo masculino en algún momento de sus vidas y entre el 3% y el 52% de los casos, las mujeres denunciaron violencia física el año anterior. El rango en estas figuras ilustra no solo las posibles diferencias reales en las tasas de prevalencia entre los entornos, sino también las diferencias en los métodos de investigación y en las definiciones de violencia que dificultan las comparaciones. Además, las diferencias culturales que afectan la voluntad de los encuestados de revelar el abuso de la pareja íntima también contribuyen a hacer que las cifras sean difíciles de comparar.

La violencia psicológica, mental o emocional describe actos como impedir que una mujer vea a familiares y amigos, menosprecio o humillación continua, restricciones económicas, violencia o amenazas contra objetos preciados y otras formas de conductas controladoras. Esta forma de violencia es más difícil de definir entre culturas y países, ya que puede adoptar diferentes formas. En un estudio de Vietnam, la violencia emocional incluyó actos como un esposo que obliga a su esposa a tener relaciones sexuales el día antes de que ella se prepare para ir a orar a la pagoda, lo que la obliga a romper el tabú de ser limpia y continental. En estudios de África, actos como traer novias a casa, ser excluidas del hogar o negarse a tener relaciones sexuales se identificaron más comúnmente como violencia emocional.

La violencia sexual, por otro lado, incluye sexo forzado mediante el uso de la fuerza física, amenazas e intimidación, participación forzada en actos sexuales degradantes, así como actos como la negación del derecho a usar anticonceptivos o adoptar medidas de protección contra enfermedades de transmisión sexual. Aunque gran parte de la violencia sexual ocurre en el contexto de la violencia de la pareja íntima, también puede tener lugar en muchos otros entornos. La violencia sexual puede ser ejercida por otro miembro de la familia, un conocido o un extraño, victimizando a niñas y adolescentes, así como a mujeres adultas. Una mujer puede ser violada sexualmente por una o varias personas, como en las violaciones colectivas.

Las minorías como blanco fácil

Una situación económica difícil, que genera desempleo y pobreza, crisis política, conflictos armados actúan en estos casos como un factor agravante, ya que al encontrarse en una situación inestable, las mujeres suelen convertirse en el blanco más adecuado de la violencia. Las niñas y mujeres mayores, migrantes y refugiadas, mujeres de pueblos indígenas y minorías étnicas, mujeres y niñas que viven con el VIH o discapacidades y las personas en crisis humanitarias y ahora la pandemia de COVID-19 son las más vulnerables. Las mujeres y niñas refugiadas y desplazadas, así como las mujeres y niñas con discapacidad, corren un riesgo especial de violencia. Las mujeres y niñas con discapacidad representan más de la mitad de todas las personas con discapacidad y casi una quinta parte de todas las mujeres en todo el mundo. Sin embargo, los enfoques comunes de los derechos de las mujeres y niñas con discapacidad no siempre se consideran en términos de violencia de género.

25 de Noviembre – un día para luchar

Desde 1981, activistas del movimiento de mujeres celebran el 25 de noviembre como un día para combatir la violencia contra las mujeres. En este día en 1960, en República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo, miembros de la sociedad clandestina “Grupo 14 de julio”, las tres hermanas Mirabal, fueron brutalmente asesinadas.

En memoria de las hermanas Mirabal, en 1991, el Centro de Liderazgo Global de Mujeres de la Universidad de Rutgers (CWGL) en los Estados Unidos lanzó la Campaña “16 Días de Activismo contra la Violencia”, que se ha convertido en una de las campañas de mayor duración en el mundo. El 7 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución (A/RES/54/134) proclamando el 25 de noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer e invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y no gubernamentales a realizar eventos como objetivo llamar la atención sobre este problema.

La campaña se lleva a cabo anualmente desde el 25 de noviembre (Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer) hasta el 10 de diciembre (Día de los Derechos Humanos), durante el cual organizaciones de mujeres, agencias de la ONU y gobiernos nacionales realizan actividades de sensibilización para organismos gubernamentales y el público sobre este problema.

Se enfatiza que la violencia contra las mujeres y las niñas es un gran obstáculo para el desarrollo equitativo y sostenible, que garantiza los derechos humanos fundamentales, y es el resultado de la desigualdad de género basada en las normas y actitudes dañinas existentes. La campaña llama a los gobiernos, la sociedad civil, los jóvenes, el sector privado, los medios de comunicación y todo el sistema de la ONU a unir fuerzas para luchar contra la pandemia mundial de violencia contra las mujeres y las niñas.

El cambio está en nuestras manos

Niñas sentadas en un parque La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo un fenómeno generalizado en todo el mundo “independientemente de la condición social y el nivel cultural”. Ningún país, ni siquiera uno muy desarrollado, pudo hacer frente a este problema.

La violencia contra las mujeres afecta a mujeres y niñas de todo el mundo y es uno de los mecanismos sociales fundamentales por los que las mujeres se ven obligadas a asumir una posición subordinada frente a los hombres. Requiere:

  • sensibilizar al público sobre el problema de la violencia contra las mujeres y las niñas;
  • condenar todas las formas de violencia contra la mujer y violencia doméstica;
  • proteger a las mujeres de todas las formas de violencia y erradicar la violencia contra la mujer y la violencia doméstica;
  • asegurar la igualdad de facto entre mujeres y hombres, incluso mediante el empoderamiento de las mujeres;
  • desarrollar medidas para proteger y brindar asistencia a todas las víctimas de violencia contra la mujer y violencia doméstica;
  • promover la cooperación internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer y la violencia doméstica.

Para lograr este progreso:

  • a las mujeres se les debe asignar el papel de líderes con igual representación y la misma autoridad para la toma de decisiones;
  • las medidas para proteger y estimular la economía deben estar dirigidas a las mujeres;
  • ampliar la cooperación internacional para eliminar la violencia contra la mujer y la violencia doméstica;
  • desarrollar medidas para proteger y brindar asistencia a todas las víctimas de la violencia contra la mujer;
  • esforzarse por crear un mundo libre de violencia contra las mujeres y de violencia doméstica.

La violencia contra la mujer es una grave violación de los derechos humanos de la mujer y de preocupación directa para el sector de la salud pública debido a las importantes contribuciones que los trabajadores de la salud pública podrían hacer si estuvieran debidamente capacitados, ya que están ubicados cerca de las víctimas y posiblemente bien familiarizados con la situación. comunidad y sus habitantes. Por lo tanto, los servicios de salud y las comunidades locales podrían desempeñar un papel fundamental en la sensibilización del público para prevenir esta violencia. Debatir abiertamente este tema es una forma de reducir la tolerancia de la sociedad hacia la violencia contra la mujer. Aún existe un conocimiento limitado sobre qué intervenciones son más efectivas para la prevención de la violencia de género, sin embargo, la documentación y la evaluación son elementos clave para construir este conocimiento y las definiciones claras son un elemento importante en esto.

Fuentes

Coker, A. L., Smith, P. H., McKeown, R. E., & King, M. J. (2000). Frequency and correlates of intimate partner violence by type: physical, sexual, and psychological battering. American journal of public health90(4), 553.

Akhmedshina, F. (2020). Violence against women: a form of discrimination and human rights violations. Mental Enlightenment Scientific-Methodological Journal2020(1), 13-23.

Angelucci, M., & Heath, R. (2020, May). Women empowerment programs and intimate partner violence. In AEA Papers and Proceedings (Vol. 110, pp. 610-14).

Krantz, G.& Garcia-Moreno, C. (2005). Violence against women. J Epidemiol Community Health. 59 (10): 818- 821. 10.1136/jech.2004.022756

Si se marca esta opción, la información de la empresa deberá ser enviada por correo a matriculas@institutoeuropeo.es

FORMA DE PAGO:
Concepto de Matrícula por Transferencia bancaria a la c/c ES65 2100-5731-770200069665 La Caixa

Suscríbete a nuestra Newsletter
  • Transferencia bancaria: para pagar por transferencia, por favor, añada el producto al carrito y, una vez en el carrito, proceda a la finalización de la compra y elija «transferencia bancaria» como opción de pago.
  • Pago en cuotas: para pagar en cuotas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Becas: si quiere optar a alguna de nuestras becas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Tarjeta bancaria: Utilice el botón Paypal, aunque no tenga una cuenta en Paypal, le permitirán pagar con su tarjeta de débito o crédito.