Endometriosis: diagnóstico y aspectos psicológicos

Endometriosis: diagnóstico y aspectos psicológicos

Endometriosis: diagnóstico y aspectos psicológicos 400 267 Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social

Se estima que la endometriosis llega a afectar alrededor del 10% de las mujeres en edad fértil, es decir, a unos dos millones solo en España. Y aún así, a pesar de afectar a tantas mujeres, su diagnóstico sigue siendo complicado, lo cuál influye en la salud mental de quienes la padecen. En este artículo en colaboración con la Asociación de Afectadas de Endometriosis Crónica hablamos sobre ello.

¿Qué es la endometriosis?

endometriosis La endometriosis es una enfermedad en la que “un tejido similar al revestimiento del útero crece fuera del útero”, tal y como apunta el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD, 2020). Es clasificada como una “enfermedad exclusiva de la edad reproductiva” (Hernández-Valencia, 2009) y de las enfermedades ginecológicas más comunes. Aunque cabe señalar que también hay casos documentados de endometriosis en niñas que aún no han menstruado, tal y como apunta la Asociación de Afectadas de Endometriosis Crónica. De hecho, afecta entre a un 10-15% de las mujeres que se encuentran en edad fértil, lo que se traduce a unos 170 millones de personas en todo el mundo.

Los síntomas principales de la endometriosis son el dolor pélvico y la infertilidad, en el 30-40% de los casos. Los síntomas son más intensos durante la menstruación, pudiendo aparecer también dolor con la ovulación y/o fuera de la menstruación, que puede llegar a incapacitar a la persona llevar su rutina diaria. Cabe señalar que, al empezar la menopausia y durante la gestación, puede disminuir, aunque no siempre es así. Otra sintomatología muy común es el síndrome de vejiga irritable, dolores de espalda, dispareunia, “dismenorrea progresiva que no cede a la toma de anticonceptivos” (de Gracia, 2013), disquecia, dolor después y durante las relaciones sexuales, dolor al defecar u orinar y hemorragias (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, 2013).

A pesar de los síntomas indicados, existe un alto porcentaje de mujeres con endometriosis que no presentan síntomas, entorno al 15-30%. En estos casos, la enfermedad se diagnostica por intervenciones no ginecológicas como, por ejemplo, a causa de una apendicitis o por infertilidad.

¿Cómo se diagnostica?

endometriosis Diagnosticar la endometriosis solamente en base a los síntomas es complicado debido a que hay algunos que son los mismos que los de otras enfermedades digestivas y ginecológicas, “como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad pélvica inflamatoria” (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, 2013).

Existen diferentes métodos para su diagnóstico, como la exploración física, ultrasonidos, resonancia magnética o un TAC. Es importante destacar que el diagnóstico en el examen físico puede ser más certero si se lleva a cabo “durante la menstruación, si se encuentran nódulos en los ligamentos uterosacros o en el fondo de saco de Douglas (de Gracia, 2013). Sin embargo, hay un método definitivo para el diagnóstico de la endometriosis y este es la laparoscopia.

La laparoscopia consiste en una cirugía en la que se hace una pequeña incisión en el abdomen para poder observar los intestinos, los órganos reproductivos y otras áreas para ver si hay endometriosis. Si se encuentran tejidos se suele tomar una pequeña muestra para confirmar el diagnóstico (NICHD, 2020).

Si a la dificultad de su diagnóstico se suma la creencia general por parte de la sociedad (y algunos médicos) de que es normal sufrir dolor durante la menstruación, puede llevar a que, como consecuencia de esto, el diagnóstico definitivo tarde incluso años en llegar.

Aspectos psicológicos de la endometriosis

A pesar de no ser la endometriosis una enfermedad que amenace a la vida de las mujeres, sí que afecta en su calidad de vida, siendo el dolor la principal causa y el cambio en su vida social y psicológica grandes factores que le influyan.

endometriosis Al ser un dolor tan intenso, que puede llegar a ser incluso incapacitante, hay mujeres que no logran controlar el dolor, ni si quiera con medicación, lo cual lleva a que se autoimpongan restricciones en su vida social, laboral, personal y sexual. Como consecuencia, esto puede llevar a que sufran cambios en su estado emocional, los cuales lleven a provocar ansiedad y depresión, entre otros posibles trastornos psiquiátricos.

Y es que, al mismo tiempo, estos trastornos influyen negativamente en la percepción del dolor causado por la endometriosis, lo que hace que el ciclo incremente. A causa de esto, Quintero, Vinaccia y Quiceno (2017) resaltan la importancia de un tratamiento psicológico que sirva de apoyo a las mujeres en esta situación para que les sirva de ayuda para aprender a controlar el dolor y determinados mecanismos de afrontamiento de la enfermedad.

Si quieres obtener más información sobre la endometriosis, en la Asociación de Afectadas de Endometriosis Crónica puedes consultar todas tus dudas.

Asociación endometriosis

Fuentes:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (2013). Guía de atención a las mujeres con endometriosis en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (2020). Endometriosis.

Hernández-Valencia, M. (2009). Diagnóstico de la endometriosis. Perinatología y Reproducción Humana, 23(1), 25-29.

de Gracia, R. (2013). Postmenopausia y endometriosis: coexistencia complicada. Revista Médica de Panamá-ISSN 2412-642X, 33(1), 50-55.

Quintero, M. F., Vinaccia, S., & Quiceno, J. M. (2017). Endometriosis: Aspectos Psicológicos. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 82(4), 447-452.

Si se marca esta opción, la información de la empresa deberá ser enviada por correo a matriculas@institutoeuropeo.es

FORMA DE PAGO:
Concepto de Matrícula por Transferencia bancaria a la c/c ES65 2100-5731-770200069665 La Caixa

Suscríbete a nuestra Newsletter
  • Transferencia bancaria: para pagar por transferencia, por favor, añada el producto al carrito y, una vez en el carrito, proceda a la finalización de la compra y elija «transferencia bancaria» como opción de pago.
  • Pago en cuotas: para pagar en cuotas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Becas: si quiere optar a alguna de nuestras becas, envíe un correo a matriculas@institutoeuropeo.es.
  • Tarjeta bancaria: Utilice el botón Paypal, aunque no tenga una cuenta en Paypal, le permitirán pagar con su tarjeta de débito o crédito.